(55) 5586-0968  y  (55) 8589-3198                                                                                                                                     

            

Caries

La caries dental es una enfermedad multifactorial que implica una interacción entre los dientes, la saliva y la microbiota oral como factores del propio individuo y la dieta como factor externo. Además, también pueden ser determinantes factores genéticos, biológicos, conductuales, etc..

La caries es una forma de infección en la cual se acumulan bacterias específicas sobre la superficie del esmalte, donde elaboran productos ácidos que desmineralizan la superficie y disgregan el diente.

Una vez que se ha producido el daño en el esmalte, el proceso evoluciona a partes más internas del diente, a través de la dentina hacia la pulpa. Si el proceso no se detiene, el diente puede quedar totalmente destruido. El avance de las caries puede ser interrumpido eliminando mecánicamente el tejido dentario infectado y sustituyéndolo por un material sintético adecuado que restaure la forma y las funciones normales del diente.

Si las caries se dejan sin tratamiento, el proceso penetrará finalmente a través de los conductos radiculares más allá del diente, hacia el tejido blando, donde iniciará una reacción inflamatoria dolorosa.

Es una de las enfermedades bucodentales más comunes en todo el mundo. Suele aparecer en niños y adultos jóvenes, aunque realmente puede afectar a cualquier persona, perjudicando de forma importante su calidad de vida.

CAUSAS

La caries dental se asocia a las siguientes causas:

  • La ingesta de alimentos con alto contenido de azúcar y bebidas carbonatadas (refrescos cuyos ácidos pueden malmeter los dientes).
  • Técnicas de higiene bucal erróneas, como la falta de cepillado dental, el uso de pastas dentales inadecuadas o la ausencia de hilo dental. Además, hay que tener en cuenta que algunos dientes, por su morfología o posición, retienen más o menos biofilm oral. Así, los dientes posteriores (molares y premolares) son los más susceptibles a sufrir caries y, por tanto, es necesario cepillarlos más minuciosamente.
  • Entre otros.
DIAGNÓSTICO

Las técnicas de diagnóstico más comunes se basan en el análisis de los siguientes aspectos:

  • Historia y naturaleza del dolor: tienen relación con las circunstancias de su presentación, como la duración y tipo de sensación experimentada por el paciente.
  • Reacción a los cambios térmicos: se lleva a cabo en la consulta dental colocando un objeto frío o muy caliente sobre el diente.
  • Reacción a la estimulación eléctrica: se realiza con una corriente continua de bajo voltaje. Esta prueba evalúa el grado de excitabilidad de los nervios de la pulpa inflamada.
  • Reacción a la percusión del diente: una reacción positiva a la percusión indica que existe inflamación del tejido periodontal apical (tejido de sostén alrededor de la parte final de la raíz de un diente en concreto).
  • Exploración radiográfica: sirve para determinar la extensión de la lesión de caries y para determinar si la respuesta inflamatoria ha alcanzado el tejido periapical.
  • Exploración visual: sirve para determinar la localización y la extensión de las lesiones.
  • Palpación de área circundante: si la palpación del área periapical produce dolor, significa que la inflamación ha alcanzado el tejido que rodea el ápice del diente.
TRATAMIENTO

Antes de la planificación del tratamiento, es un prerequisito importante determinar el riesgo de caries de cada individuo.

Las medidas de control de la enfermedad tales como enseñar al paciente la mejor forma de eliminar la placa a través de una correcta higiene bucal, mediante el cepillado dental diario, aplicación de fluoruros (pastas dentífricas, geles, etc.), modificación de hábitos dietéticos, que permiten evitar o al menos posponer la aparición de lesiones.

RECOMENDACIONES

Como los niños son muy propensos a desarrollar caries, es necesario reforzar las medidas preventivas. Se recomienda seguir una correcta higiene bucal, incluso antes de que aparezcan los primeros dientes.

Y en el caso de los bebés, se aconseja llevarlos al odontopediatra desde el primer mes de vida, así como limpiarles la boca a diario con una gasa limpia y húmeda. Cuando empiecen a erupcionar los dientes decíduos o de leche, se debe utilizar un cepillo pequeño de filamentos suaves y redondeados tres veces al día.

El grado de colaboración del paciente es indispensable, de manera que cualquier persona puede aprender a controlar el desarrollo y la progresión de la caries a través de las medidas de control y preventivas citadas anteriormente.

Se recomienda visitar al odontólogo una vez cada 6 meses o una vez al año para asegurar una correcta salud bucal.

Tratamientos

¿EN QUE TE PODEMOS AYUDAR?

Nombre Completo(*)
Please type your full name.

E-mail(*)
Invalid email address.

Teléfono(*)
Invalid Input

Mensaje(*)
Invalid Input

Nav's Dental

Somos una clinica dental localizada en la Colonia Lindavista de la Ciudad de México.

Tratamientos:

  • Adhesión Dental
  • Blanqueamiento
  • Caries

Especialidades:

  • Implantología
  • Odontología estética o cosmética
  • Ortodoncia